Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

MINEDUCYT lanza primera serie animada sobre historia y ciudadanía como parte de la franja Tatuka

SerieTatuka1Principal


La serie está dirigida a niños de 13 a 15 años, cada capítulo cuenta con guías metodológicas para uso de docentes y una estrategia transmedia para ampliar el proceso educativo. Será transmitida los martes, a partir del 9 de abril, en la franja televisiva TATUKA, a las 10:00 a.m. por Canal 8 y a las 5:00 p.m., por Canal 10.

Redacción y foto: con información Mineducyt

 

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de Derecho a la Verdad, el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología (MINEDUCYT), como parte del proyecto de televisión educativa TATUKA, realizó la presentación oficial de la serie “Historias en Juego”, realizada en animación 2D sobre video, que tiene como eje temático el abordaje de la historia reciente del país para el desarrollo de competencias ciudadanas y cultura de paz.

Historias en Juego cuenta con ocho capítulos que retoman hechos del período entre la Guerra con Honduras y la Guerra civil de nuestro país, con el propósito que las nuevas generaciones conozcan su pasado y establezcan un vínculo con su presente, reflexionando a partir de estos hechos para desarrollar capacidades como el diálogo, la resolución de conflictos, el pensamiento crítico y la defensa de los derechos humanos, entre otras.

“Este rescate de la histórica y sobre todo, la historia reciente de nuestro país, deben de conocerlas las futuras generaciones, justamente para vivir adecuadamente en el presente, que conozcan de dónde venimos y que se apropien de la historia de nuestro país”, expresó el ministro de Educación, Ciencia y Tecnología, Carlos Canjura.

El funcionario agregó que “esto significa esfuerzos en diferentes campos, nosotros hemos trabajado en la formación de maestros especialistas en ciencias sociales, en historia, en antropología, en filosofía, en diversas ramas para ir construyendo estas capacidades”.

Noelia Merino, directora de Comunicaciones del MINEDUCYT y coordinadora del Proyecto TATUKA, indicó que “este es un esfuerzo que nosotros venimos construyendo y que es parte de la Franja Educativa TATUKA, es importante que las nuevas generaciones vayan haciendo conexiones con su pasado, que puedan reflexionar a partir de él y conociendo su historia es como esos errores cometidos no se pueden repetir”.

Este esfuerzo tomó como base las discusiones que los docentes de ciencias sociales habían realizado sobre el abordaje de la historia en el marco del Plan de Formación y todo el trabajo desarrollado por el CENICSH en formación ciudadana para determinar los enfoques pedagógicos que se insertarían en la serie, contando para ello con la participación de Alfredo Ramírez (historiador), Carlos Rodríguez Rivas (filósofo), Georgina Hernández (antropóloga), además de la colaboración inicial del historiador Roberto Turcios.

La narrativa es una historia original de la escritora y dramaturga Jorgelina Cerritos, con la participación de la también escritora y coguionista Lorena Saavedra. También formaron parte del equipo: Raúl Sanabria, como director; Ingrid Bustillo, en investigación; Irene Díaz, como productora; los fotógrafos Guillermo Argueta y Ricardo Quiteño; música original de Alex Huezo y diseño sonoro de Roberto Canjura, entre otros. El proyecto se realizó en conjunto con la empresa animadora Fosfenos Media de Colombia.

Asimismo, el cineasta, André Guttfreund, explicó que “esto es importante para educar, no solo sobre el tema, para mí lo importante es que se ha dedicado a que la historia no se pierda y que no se repita (...) esta combinación de animación adentro del mundo real es algo que funciona muy bien y las actuaciones y los diálogos son muy naturales”.

El MINEDUCYT invita a las familias salvadoreñas y a la comunidad educativa a conocer la historia de Santiago y Andrea, quienes descubrirán en cada capítulo sucesos de la historia de El Salvador que son recuperados desde la memoria de gente común que narrará sus vivencias a en ocho diarios que Guillermo, el abuelo de Santiago, distribuyó a personas que conoció en sus coberturas como periodista en aquellos años para algún día escribir un libro.