Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

puerto ricoLa elección es desgarradora: quédate para ayudar a otras familias o vete para ayudar a la tuya.

Redacción: Agencia   Foto: Redes

 

 

Ese es el cálculo que miles de personas están haciendo en Puerto Rico. La bancarrota en ese territorio autónomo de Estados Unidos es la culminación de varios años de declive y ha acelerado un éxodo que se está sumando a la miseria económica de la isla.

"Tuve que elegir por mi familia", dice Aledie Amarias Navas Nazario, de 39 años, una neumóloga pediátrica que dejó a varios pacientes jóvenes con asma en Puerto Rico cuando ella, su esposo y sus dos hijas se mudaron a Orlando (Florida).

El descenso de la población es impactante. La isla ha perdido el dos por ciento de su población en cada uno de los últimos tres años. Si lo comparamos con el resto de los cincuenta estados, es como si 18 millones de personas se hubieran ido desde 2013. Alrededor de 400,000 puertorriqueños menos viven en una isla de 3.4 millones, en comparación con una década atrás, cuando la economía empezó a contraerse.

Una desalentadora recesión, con un desempleo en un 11.5 por ciento y más de USD 74 billones de deuda, es lo que ha llevado a isla a la declararse insolvente. Al mismo tiempo, más puertorriqueños de todos los ámbitos se están alejando para mejorar sus vidas, lo que significa que los ingresos del gobierno están disminuyendo.

Las razones para irse fueron lo suficientemente convincentes para Navas Nazario, que trató el asma en una isla donde es más frecuente padecer esa enfermedad que en cualquier otro lugar de Estados Unidos. La economía de Puerto Rico había caído en picado y estaba preocupada por sus futuros ingresos, sobretodo por la incertidumbre sobre el seguro de salud.

"Estoy triste por no poder cuidar de esos niños nunca más. Tienes que tomar una decisión difícil: dejas de estar con amigos y familiares porque necesitas una vida mejor", lamentó ella, que sigue manteniendo contacto con ex pacientes a través de Facebook.

La deuda de bonos de Puerto Rico ha crecido un 87 por ciento desde 2006. Una manera sencilla para que los isleños eviten pagarla es mudándose al continente.

El gobierno parece que aún no ha hecho frente a esta situación de salidas de la isla. El plan de recuperación de Puerto Rico, aprobado por un consejo de supervisión de Estados Unidos, asume que la población se reducirá solo un 0.2 por ciento cada año durante la próxima década. Utiliza ese número como base para sus proyecciones de ingresos fiscales y crecimiento económico.

"La mayoría de la gente cree que esas previsiones en el plan fiscal son realmente optimistas y probablemente tendrían que ser revisadas en algún momento", dijo Sergio Marxuarch, director de política pública del Centro para la Nueva Economía de San Juan (Puerto Rico).

El éxodo no se limita a los profesionales mejor valorados. Entre las multitudes que salen están los trabajadores de la construcción y los taxistas. Investigaciones realizadas por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York concluyeron que los graduados universitarios representan aproximadamente la misma proporción de emigrantes que la población general de la isla, lo que sugiere que las fugas han ocurrido en cada rincón del Estado Libre Asociado.

"Si la gente continúa abandonando la isla al ritmo que se ha fijado en los últimos años, el potencial de Puerto Rico continuará deteriorándose", auguraron los autores Jaison Abel y Giacomo De Giorgi en un artículo publicado en The New York Fed.

La disparidad de ingresos entre Puerto Rico y el continente puede ser amplia. Pregúntale sino a John Starkey, director de Lafayette International Community High School, al norte de Buffalo (Nueva York), uno de los destinos preferidos por los puertorriqueños, también conocidos como boricuas, desde los años sesenta.

El gobierno de la isla ha cerrado escuelas para ahorrar dinero, así que Starkey viajó a la isla en abril para reclutar maestros, muchos de los cuales tienen títulos avanzados. En el continente, los educadores ven la posibilidad de duplicar y triplicar sus ganancias, aunque eso signifique dejar la dulce isla caribeña por las frías orillas del lago Erie.

"Muchos de los candidatos querían quedarse en la isla para ayudar a la comunidad. Nuestra propuesta fue: ven a Buffalo y serás capaz de dar lo mejor para tu familia, pero también podrás ayudar a tu comunidad desde aquí", explica.

Puerto Rico ha sido una posesión de Estados Unidos desde que las tropas estadounidenses invadieron la isla tras la guerra hispanoamericana. Los puertorriqueños han sido ciudadanos estadounidenses desde 1917. Eso significa que hay poco que les impida buscar mejores perspectivas en el continente. Algo que siempre se ha hecho, pero no en esta medida.

Si bien la migración es el principal motor de la fluctuación de la población, la disminución de la tasa de fecundidad tampoco ayuda. El aumento natural de la población descendió a 3,000 (cuando hace una década era de 20,000). Además, las familias enfrentan las peores perspectivas económicas y la amenaza del virus del Zika les hace posponer el hecho de tener hijos. Al mismo tiempo, las generaciones más jóvenes tienen más probabilidades de irse al continente.