Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Bella Thorne llega a sus 21 años, ahora tendrá más libertad para divertirse

Bella1PrincipalBella Thorne cumple 21 años: ya puede beber y fumar marihuana... legalmente.

Redacción y foto: Agencia internacional

Aunque hace ya mucho tiempo que nadie la asocia con la imagen angelical que la acompañaba durante su etapa de estrella Disney, que fue rápidamente sustituida por la de chica rebelde y amante de las fiestas, hasta este lunes Bella Thorne no había alcanzado la edad legal para poder beber alcohol o fumar marihuana, una de sus aficiones favoritas.

Y qué mejor manera de celebrar un momento tan especial en su vida que poniendo rumbo a Las Vegas junto a un grupo de sus mejores amigos a bordo de un jet privado. Una vez allí se dirigieron al local The Sugar Factory para disfrutar de una noche de fiesta y, en vista de que ya tenía oficialmente 21 años, la joven intérprete se dejó fotografiar mientras fumaba un cigarrillo de aspecto sospechoso y bebía varios cócteles, que acompañó de diversos pasteles y tartas a cada cual más impresionante.

De cara a esa velada, la cumpleañera se decantó por un minivestido de terciopelo negro con escote palabra de honor y mangas transparentes que acaparó gran parte del protagonismo, no solo por lo bien que resaltaba su impresionante silueta, sino porque dejaba claro que no había sucumbido a la presión de depilarse para la ocasión, tal y como remarcaron la siempre atentas redes sociales.

Como buena milenial, Bella ha ido compartiendo varios momentos de su gran día a través de la sección Stories de su cuenta de Instagram, en la que documentó su primera parada del día antes de poner rumbo a la ciudad de los excesos por excelencia: una visita a casa de su madre para disfrutar de uno de sus platos favoritos.

"Madre siempre prepara la mejor comida", presumió junto a varias imágenes de la cacerola de arroz y habas que le había preparado.

A partir de ahora Bella podrá codearse con otras estrellas en los clubes más exclusivos de Los Ángeles en lugar de organizar fiestas -ya célebres- en su mansión. Irónicamente, la artista nunca ha sido una gran amante de la escena nocturna y tampoco le interesan demasiado las bebidas alcohólicas.

De hecho, esa fue la razón por la que su breve romance con Scott Disick no llegó a buen puerto y la escapada que realizaron juntos a Cannes se acabó antes de lo esperado: porque ella no toleraba el alto consumo de alcohol del empresario y su séquito.