Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Niñomigrante1PrincipalEsta fotografía del 12 de diciembre de 2018 muestra a Felipe Gómez Alonzo, de 8 años, en Yalambojoch, Guatemala. El niño falleció en Nochebuena mientras estaba detenido por las autoridades estadounidenses. (Catarina Gómez vía AP).

Redacción y foto: Agencia AP

YUMA, Arizona, EE.UU.- El presidente Donald Trump desvió cualquier culpa de su gobierno por la muerte de dos niños guatemaltecos este mes mientras estaban en custodia de las autoridades fronterizas, mientras su secretaria de Seguridad Nacional visitó a autoridades médicas de la Patrulla Fronteriza en medio de promesas de exámenes médicos más rigurosos para los niños migrantes.

En su lugar, el mandatario, cuyo gobierno ha sido fuertemente criticado por los decesos, culpó en Twitter a los demócratas “y sus patéticas políticas migratorias que permiten que las personas realicen el largo viaje pensando que pueden ingresar ilegalmente a nuestro país”. Fueron sus primeros comentarios sobre los fallecimientos.

Las declaraciones de Trump de este sábado, ocurrieron el mismo día en que la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, visitaba esta ciudad del estado de Arizona, donde se reunió con funcionarios fronterizos y personal médico. A través de un comunicado, señaló que “el sistema evidentemente está rebasado y debemos trabajar juntos para atender esta crisis humanitaria y proteger a las poblaciones vulnerables”. Llamó al Congreso a “actuar con urgencia”.

Su oficina dijo que fue informada el viernes en El Paso, Texas, de la “reciente institución de análisis médicos secundarios y una evaluación de salud inicial más rigurosa para los migrantes”.

El alcalde de El Paso, Dee Margo, dijo que se reunió con Nielsen y el sábado señaló a CNN que está de acuerdo con ella de que las políticas migratorias están “fracturadas”.

“El Paso lidia con los síntomas como resultado de la falta de fortaleza en Washington, en ambos lados, para lidiar con nuestras políticas migratorias”, dijo Margo, un republicano.

El viaje de Nielsen ocurrió días después de la muerte de Felipe Gómez Alonzo en Alamogordo, Nuevo México. Felipe fue el segundo menor guatemalteco en morir bajo custodia del gobierno en las últimas tres semanas. Una niña de 7 años falleció en El Paso a inicios de este mes.

Nielsen dijo que la muerte del segundo niño guatemalteco fue “profundamente preocupante y dolorosa” y pidió asistencia médica de otras agencias gubernamentales, incluido el Servicio de Guardacostas. Mientras Nielsen recorría Texas el viernes, los senadores demócratas Tom Udall y Martin Heinrich le enviaron una carta en la que piden respuestas sobre la muerte del niño.

“La cronología, los actos y los factores que llevaron a la muerte de Felipe aún siguen en desarrollo, pero la información que ha salido a la luz hasta ahora es alarmante y exige una atención e investigación inmediatas”, se afirma en la misiva.

Felipe y su padre, Agustín Gómez, fueron aprehendidos por agentes fronterizos el 18 de diciembre cerca del puente Paso del Norte _que conecta El Paso con Ciudad Juárez, en México_, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés).

Ambos estuvieron detenidos en el centro de procesamiento del puente y luego en la oficina de la Patrulla Fronteriza en El Paso, hasta que alrededor de la 1 de la madrugada del domingo fueron trasladados a unas instalaciones en Alamogordo, Nuevo México, a unos 145 kilómetros (90 millas) de distancia.

Después de que un agente se percató que Felipe estaba tosiendo, padre e hijo fueron transportados a un hospital en Alamogordo, donde al niño se le diagnosticó resfriado, con fiebre de 39,4 grados centígrados (103 Fahrenheit), agregó la CBP. Felipe quedó en observación durante 90 minutos, se le recetó amoxicilina e ibuprofeno, y se le dio de alta, pero horas después se sintió mal y reingresó al hospital. Falleció poco antes de la medianoche del lunes.