Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

ReunificaciònChina1PrincipalPEKÍN.- En una fuerte advertencia a Taiwán, el líder chino, Xi Jinping, advirtió este miércoles que China no renunciará al uso de la fuerza militar como opción para combatir a las fuerzas independentistas en ese territorio insular, refugio de los nacionalistas chinos desde que el comunismo llegó al poder en 1949.

Redacción y foto: Agencia AP- AFP

Pekín "se reserva la opción de tomar todas las medidas necesarias" contra las "fuerzas externas" que interfieran con la reunificación pacífica y contra las actividades independentistas y separatistas de Taiwán, advirtió el presidente chino en un discurso solemne.

Su alocución conmemoraba el 40º aniversario de un mensaje enviado a Taiwán en 1979 en el que Pekín reclamaba la unificación y el fin de la confrontación militar.

Taiwán y China continental están gobernadas por separado desde 1949, cuando acabó la guerra civil china y los comunistas llegaron al poder en Pekín.

Las autoridades chinas consideran a la isla como una de sus provincias y piden una "reunificación" de ambos lados del estrecho.

Taiwán se considera a sí misma un Estado soberano, con su propia moneda y sistemas político y judicial, pero nunca declaró la independencia formalmente.

A pesar de la mejora de las relaciones entre la isla y el continente durante los últimos 40 años, Pekín siguió amenazando con recurrir a la fuerza para restablecer su soberanía en caso de que Taiwán proclame formalmente su soberanía o en caso de intervención externa.

"La independencia de Taiwán no llevará más que a un punto muerto", advirtió Xi. "China debe ser reunificada y lo será".