Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

PNUD Coronavirus1Principal


Ante la COVID-19, el PNUD busca una ayuda sin precedentes a largo plazo para los países vulnerables.

Redacción e ilustración: con información PNUD El Salvador

Nueva York – El avance de la crisis de la COVID-19 amenaza con castigar desproporcionadamente a los países en desarrollo, no solo en forma de crisis sanitaria a corto plazo sino también a través de sus devastadores efectos sociales y económicos que se prolongarán durante meses y años.

Las estimaciones apuntan a que las pérdidas de ingresos superarán los 220.000 millones de dólares en los países en desarrollo, mientras que casi la mitad de los empleos de África estarían en riesgo de perderse. Se calcula que alrededor del 55% de la población mundial carece de acceso a servicios de protección social, lo que hace que estas pérdidas se expandirán a lo largo y ancho de las sociedades y afectarán a la educación, los derechos humanos y, en los casos más extremos, a la seguridad alimentaria básica y la nutrición.

Es probable que los hospitales faltos de recursos suficientes y los frágiles sistemas sanitarios se verán desbordados. Esta situación puede verse exacerbada por un repunte de los casos, ya que el 75% de las personas que habitan en los países menos adelantados carecen de acceso a jabón y agua.

Aunado a ello, condiciones sociales como la deficiente planificación urbana y la sobrepoblación de algunas ciudades, la insuficiencia de los servicios de eliminación de residuos, e incluso la congestión del tráfico que puede dificultar el acceso a las instalaciones sanitarias pueden contribuir a incrementar el número de casos.

“Esta pandemia es una crisis sanitaria. Pero no es solo una crisis sanitaria. La pandemia dejará cicatrices muy, muy profundas en grandes zonas del planeta”, declaró el Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Achim Steiner. “Sin la asistencia de la comunidad internacional nos arriesgamos a un masivo retroceso de los avances conseguidos en las dos últimas décadas y a la pérdida de una generación entera, si no en vidas, en forma de derechos, oportunidades y dignidad”.

El PNUD trabaja en estrecha coordinación con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ayudar a los países a prepararse, a responder y a recuperarse de la pandemia COVID-19, enfocando su labor principalmente en las personas más vulnerables.

El PNUD trabaja actualmente para prestar ayuda a los sistemas sanitarios de países como Bosnia y Herzegovina, China, Djibouti, El Salvador, Eritrea, Irán, Kirguistán, Madagascar, Nigeria, Paraguay, Panamá, Serbia, Ucrania y Viet Nam.

Ya se ha puesto en marcha un Fondo de Respuesta Rápida a la COVID-19 dirigido por el PNUD y financiado con recursos existentes, con un capital inicial de 20 millones de dólares. La distribución de los recursos del fondo se realiza mediante un mecanismo rápido que permite a los equipos de la Organización ofrecer asistencia inmediata a los países para una respuesta rápida. A largo plazo, el PNUD prevé una necesidad mínima de 500 millones de dólares para prestar ayuda a 100 países.

Llamado a la acción

El PNUD ha hecho un llamado a la comunidad internacional para que mire más allá de las consecuencias inmediatas de la COVID-19. La Organización hace hincapié en la necesidad de tomar tres tipos de medidas prioritarias: recursos para ayudar a detener la propagación del virus; apoyo para la respuesta durante el brote de la enfermedad; y recursos para prevenir el colapso económico de los países en desarrollo.

Como respuesta inmediata, el PNUD trabaja a partir del apoyo que ha venido ofreciendo a China y otros países asiáticos para reforzar sus sistemas sanitarios. Estas acciones incluyen la prestación de ayuda para adquirir suministros sanitarios de primera necesidad, utilizar eficazmente las tecnologías digitales, y garantizar el pago de los salarios de los trabajadores de la salud.

Al mismo tiempo, el PNUD ayudará a los países a ralentizar la propagación del virus y a ofrecer protección social a las poblaciones más vulnerables por medio de estrategias que promuevan una respuesta de los gobiernos y las sociedades en su conjunto y que complemente los esfuerzos del sector sanitario.

A más largo plazo, el PNUD colaborará con los países para evaluar los impactos sociales y económicos de la COVID-19 y adoptar medidas de recuperación urgentes dirigidas a reducir lo máximo posible las consecuencias futuras, en particular para los grupos de población más vulnerables y marginados, y para contribuir a una mejor recuperación de las sociedades.

Enfrentar la COVID-19 y sus efectos exigirá socios capaces de trabajar en diversos sistemas y sectores, así como en contextos de gran complejidad e incertidumbre. Con años de experiencia de trabajo en primera línea, el PNUD está diseñado precisamente para ello.

El PNUD es plenamente operativo en 170 países y territorios, enfocado en su respuesta a la COVID-19 y movilizando todos sus activos para dar respuesta a este desafío sin precedentes.

Add a Comment

WFPAlimentación1Principal


Roma. - El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés) ha lanzado hoy un innovador mapa que muestra cómo la pandemia del COVID-19 está interrumpiendo las comidas escolares de los niños y las niñas.

El mapa – Seguimiento global de las comidas escolares durante los cierres de escuelas por el COVID-19 – proporciona actualizaciones diarias sobre los cierres escolares y el número de niños que ya no reciben comidas escolares como resultado.

Además de proporcionar totales globales, el mapa muestra cuántos niños y niñas se ven afectados en cada país, con datos en tiempo real que indican tanto la escala de los desafíos como la necesidad de soluciones.

Según los últimos datos, más de 364 millones de niños en edad escolar no están recibiendo las comidas escolares de las que dependen. Los gobiernos han reportado el cierre parcial o total de las escuelas en 48 países en donde WFP implementa programas de alimentación escolar. Esto significa que casi 11 millones de niños ya no reciben comidas escolares del WFP, y ese número aumentará en los próximos días y semanas.

“Este mapa nos ofrece una instantánea del terrible costo que este virus está teniendo en el bienestar de millones de niños en edad escolar y sus familias en todo el mundo”, dijo Carmen Burbano, directora del Programa de Alimentación Escolar de WFP. “Estamos trabajando con socios, incluido UNICEF, para encontrar soluciones que garanticen que los niños continúen recibiendo el apoyo que tanto necesitan mientras las escuelas permanecen cerradas durante la pandemia”.

El Programa Mundial de Alimentos es el organismo de asistencia humanitaria más grande del mundo: salva vidas humanas en situaciones de emergencia, promueve la prosperidad y ayuda a lograr un futuro sostenible para las poblaciones que se recuperan de un conflicto, un desastre o el impacto del cambio climático.

Con información del Programa de Alimentación Escolar de WFP.

Add a Comment

BCIECovid1Principal


Países que forman parte del Sistema de Integración Centroamerican (SICA) aprobaron el Plan de Contingencia Regional orientado a complementar los esfuerzos para la prevención, contención y tratamiento del COVID-19 y otras enfermedades de rápida propagación.

Por: Redacción/ con información del BCIE

El presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dr. Dante Mossi, sostuvo este jueves 23 de marzo, una reunión con Cancilleres y representantes de las instancias del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en la que explicó que cuenta con un programa financiero de $1,910 millones para enfrentar la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del coronavirus.

En su intervención, Mossi, detalló que este apoyo financiero ya inició su ejecución con la donación de los $8 millones para los países de la región y el desembolso de los $90 millones para el fortalecimiento financiero de la banca estatal de Costa Rica. Así como también apoyo específico a zonas de la región como la del Trifinio donde se le brindó $25,000 para campañas de prevención y contingencia.

Amplio apoyo financiero para sectores

La estrategia es dotar a la región de recursos que permitan a los países de la región costear los gastos y ampliar respuesta a los efectos generados por la crisis del coronavirus.

Mossi anunció, que este programa a desarrollarse en el corto y mediano plazo incluye $550 millones de apoyo presupuestario de emergencia, además $1,000 millones para bancos centrales, $350 millones para brindar apoyo de liquidez a la banca comercial con el objetivo de apoyar a las MIPYME y $2.1 millones para la compra de 150 mil kits de prueba de COVIT-19.

El presidente del BCIE insistió que estos fondos son de rápido desembolso; y que no incluye el apoyo que el banco prevé coordinar con otros organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud.

Durante la reunión el secretario del SICA, Vinicio Cerezo, destacó la agilidad del BCIE en la contribución económica a la región, por su parte el representante de la SIECA informó sobre el trabajo que junto al Consejo Monetario Centroamericano y el BCIE sostienen para el desarrollo de indicadores con los que se mida el impacto del coronavirus en la economía.

De igual manera, el representante del Consejo de Ministros de Hacienda o Finanzas de Centroamérica y República Dominicana recalcó la importancia del BCIE como la principal fuente de financiamiento para atender las necesidades de la región y en especial ante la emergencia sanitaria.

Add a Comment

UFGCientificos1Principal


Este aporte ha sido desarrollado por expertos de diferentes disciplinas de la Universidad Francisco Gavidia (UFG) y cuenta con el apoyo de la Comisión de Innovación de Casa Presidencial, de igual forma de diferentes empresas y organismos internacionales.

Por: Redacción   Foto: cortesía UFG

Un grupo de Investigadores del Laboratorio de Nanotecnología del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación ICTI-UFG, ante la amenaza de pandemia del COVID-19, ha desarrollado un prototipo para mecanizar y automatizar un Resucitador Manual o Bolsa-autoinflable (AMBU por sus siglas en inglés).

El Resucitador Manual o Bolsa-autoinflable es un dispositivo de bajo costo y que ha sido concebido para suministrar aire a los pacientes que presenten dificultad para respirar.

La ventaja de este Resucitador Manual es que la automatización da la posibilidad de reducir el número de personas que daría asistencia dentro de una Unidad de Cuidados Intensivos, originalmente asignados con la tarea de operar los AMBUs manualmente.

“El uso del AMBU reduce el riesgo de contagio y libera nuevas capacidades de atención, ante una inminente ausencia de respiradores automáticos de alta tecnología, sin duda es un importante aporte que la UFG está haciendo, el cual podrá salvar muchas vidas", explica el Dr. Óscar Picardo, director del ICTI.

En la actualidad, la UFG continúa trabajando en el diseño y construcción de un prototipo mejorado que cumpla con las normas sanitarias establecidas por la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Add a Comment

Gabby1Principal


La Primera Dama de la República, Gabriela de Bukele presentó este jueves, el Plan Nacional de Primera Infancia. Una de las principales prioridades es dar oportunidades a todos los infantes del país en educación, salud y bienestar social. Incluye a niños desde 0 a siete años.

Redacción: Milady Cruz       Fotos: Redes Secretaría de la Presidencia

Como toda madre ejemplar, la Primera Dama de la República, Gabriela de Bukele, quien estuvo acompañada de su tierna hija Layla, presentó el Plan Nacional de la Primera Infancia, una iniciativa que busca dar cumplimiento a los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible del PNUD y con ello garantizar que, en El Salvador la niñez esté bien alimentada, que goce de salud de calidad y desarrollar una buena inteligencia emocional. Gabby3Principal

"Ningún niño deberá quedarse atrás, debemos ofrecer las mismas oportunidades a todos porque cada uno cuenta para sacar adelante a El Salvador y que el futuro sea mejor en educación, salud y bienestar social", subrayó Gabriela de Bukele, quien aseguró que tres de cada 10 hogares están en pobreza multidimensional, “hay que trabajar para construir proyectos sociales donde no se repita el ciclo de la pobreza y donde cambien las condiciones del entorno para los niños", enfatizó.

El Gabinete de Bienestar Social estuvo en la presentación del Plan Nacional de la Primera Infancia, quien asume también el reto de buscar los apoyos necesarios, a través de la cooperación, aplicar políticas y cumplir el compromiso con la primera infancia.

"Tenemos que garantizar que en el entorno laboral existan condiciones para que las mujeres puedan ejercer su derecho de lactancia, que existan áreas de resguardo de leche materna porque esto es clave con los bebés. Detrás de cada atleta, ingeniero, doctor o profesional hay talentos y apoyos que inician desde la primera infancia, este Plan Nacional es una gran inversión social y es una herencia que como adultos le dejaremos al país", destacó la Primera Dama de la República.

Como acto simbólico, los niños y niñas del Centro Escolar Walter Thilo Deininger entregaron árboles a los funcionarios, quienes trabajan en la Política Nacional de la Primera Infancia. El árbol que recibieron refleja el nuevo desarrollo que el Gobierno del presidente Nayib Bukele “construirá en los salvadoreños desde el período de gestación y hasta los siete años”.

Add a Comment