Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Abejas1Principal


La agencia del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en Cara Sucia, desarrolló una jornada demostrativa donde capacitó a un grupo de apicultores de los municipios de San Francisco Menéndez y Cara Sucia, sobre el proceso para la recuperación de la cera de abejas para ser reutilizada en sus colmenas.

Redacción: Diario El Periodista     Foto: CENTA/cortesía

 

En la jornada se mostró una tecnología artesanal sencilla que le permita al apicultor recuperar hasta el 90 por ciento de la cera, acción que se convierte en beneficio económico para el mismo.

El extensionista Obdulio López invitó a los apicultores a apropiarse de la tecnología, pues asegura que es una práctica sencilla en la cual, a través del calentamiento de agua y a base de vapor, se derriten los panales viejos que hay en los apiarios. Esta práctica, además de la recuperación de cera, sirve para desinfestar los marcos que se usan en el apiario.

López destacó la importancia de esta práctica en el trabajo que realiza la abeja, y comentó que “si la abeja tiene panales limpios y nuevos trabaja bien, de lo contrario la producción de miel se reduce”.

Para el proceso de recuperación de cera se necesitan dos barriles, uno (será el generador de vapor) donde se coloca agua que se pone a hervir y otro donde se ponen los panales viejos con la cera a recuperar; ambos barriles están unidos a través de un tubo galvanizado por donde pasa el vapor que derretirá la cera, la cual sale a través de un orificio en la parte inferior y que es depositada en un recipiente.

El extensionista afirma que, si un apicultor posee un mínimo de 50 colmenas, al realizar esta práctica “se estaría ahorrando entre 500 a 600 dólares anuales, ya que, por lo general, desechan el marco con la cera vieja, por carecer de las herramientas para recuperarla”.

José Lorenzo Cruz agradeció al CENTA Cara Sucia, porque siempre nos ha apoyado y ahora nos sentimos muy contentos porque han retomado el apoyo a la apicultura de la zona para que las abejas no se nos terminen”.

Al referirse a la actividad, mencionó que fue de mucho provecho, porque “hemos aprendido nuevas ideas de cómo recuperar cera, porque muchos apicultores la estamos perdiendo, y hoy estamos dando un pasito más en la recuperación de cera”.

Tanto el extensionista como los apicultores afirman que al realizar la actividad ellos mismos es ganancia para el gremio apicultor, pues están seguros de que obtienen una cera inocua, limpia, sin residuos químicos, que cumple con todas las técnicas de limpieza que exigen las normas internacionales; algo que no sucede cuando cambian cera en otros lugares, que puede estar mezclada con otros ingredientes.

Durante la actividad se contó con el apoyo de Elí Alfonso Menjívar, un apicultor con mucha experiencia del municipio de Caluco.

Con información Unidad de Comunicaciones CENTA.