Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

PanyAgua3Principal


Claudia Madalia Paniagua, presidenta de la Fundación Pan y Agua de El Salvador comentó que la fundación tiene como prioridad apoyar a los adultos mayores, quienes necesitan de un tiempo de calidad y para estas fiestas de navidad y fin de año compartieron con ellos un almuerzo familiar.

Redacción: Milady Cruz          Fotos: Cortesía Pan y Agua 

 

Claudia Paniagua es una mujer muy entegada a la Fundación Pan y Agua de El Salvador, la cual fundó por la inspiracipon de su amado padre, quien sin duda le heredó uno de los valores más hermosos: el amor al prójimo, ese mismo que se refleja en sus ojos y que día a día pone en práctica con los adultos mayores, que ella atiende y quienes hay llegado a guardarle mucho cariño. Es una mujer muy bendecida por todo el aprecio que recibe de cada uno de ellos y eso es más que suficiente, siembra con amor y recoge la cosecha con amor, abundancia y generosidad. 

Como parte de la tradición de llevar alegría en estas fiestas, atendió a más de 100 personas de la tercera edad acompañados por sus nietos, el pasado 23 de diciembre de 2018, para celebrar con ellos una cena navideña. PanyAgua1Principal

Esta vez, se reunieron cuatro grupos de la organización, quienes disfrutaron ver puntos artísticos realizados por el grupo Abuelos en Acción, asimismo, hubo rifas y entrega de canastillas.

“Estamos muy agradecidos por las personas que nos brindan de su valiosa colaboración deseándoles muchas bendiciones para 2019, gracias a todos. Como presidenta de la Fundación les doy las gracias por su gran apoyo, para llevar una sonrisa a los abuelos, invitamos a que otras personas altruistas se sumen a esta bendición de ayudar y darles cariño a todos los adultos mayores”, expresó la presidenta de la Fundación, Claudia Madalia Paniagua. 

Fundación Pan y Agua de El Salvador nació en 2009 con el nombre de Fundación Salvadoreña para el sector obrero y profesional, al año Gobernación “nos pidió cambio de nombre es así como tome la sedición de ponerle por nombre fundación Pan y Agua de El Salvador en honor a mi padre quien fue quien me motivó y me apoyó desde el inicio. Mi misión es apoyar a las personas mayores a mejorar su calidad de vida emocional y afectiva”, afirmó la representante de la Pan y Agua.

Dentro de las actividades que los abuelitos reciben, les imparten clases de bailes, aeróbicos, paseos turísticos a balnearios y actividades en todo el año de dedicados a ellos.

La fundación es sostenida económicamente, por personas altruistas de buen corazón que han creído en el trabajo que desarrolla Pan y Agua con más de 100 adultos mayores “a quienes atendemos con mucho amor esperando que más personas se sumen brindar apoyo a nuestro proyecto, ya que para 2019 queremos beneficiar a otros grupos que esperan de la Fundación de diferentes municipios del departamento de La Libertad”, concluyó Claudia Paniagua.