viernes, enero 21, 2022
- Publicidad -spot_img
InicioMujer destacadaElizabeth Trabanino: Una mujer de gran inspiración, intelectual, apasionada por el arte...

Elizabeth Trabanino: Una mujer de gran inspiración, intelectual, apasionada por el arte y sensible al dolor humano

Elizabeth Trabanino de Amaroli es una mujer de temple elegante y delicado. Su voz envuelve a la mujer vehemente por la cultura, la vida, el amor, respeto y admiración a su amada madre y también a sus adorados hijos. Dirige tres radios: Radio Upa, Clásica y Radio El Mundo. Una mujer soñadora, quien a través de su ternura reconoce que la belleza está en el interior de cada ser humano. Desde joven es amante de la música renacentista y barroca. Es una mujer, quien deja una huella en su país El Salvador. Disfruta de la gastronomía, Restaurante Kalpataru, ubicado en Plaza Kalpataru que es otra de sus pasiones, el buen gusto de la comida vegetariana y la especial atención a sus clientes, también la hacen una mujer muy particular. Te invitamos a conocer en nuestra sección especial: “Mujeres que inspiran”.

Redacción: Diario El Periodista        Fotos: cortesía

Elizabeth Trabanino de entrada nos comparte una lección para practicar cada día: valorar lo que somos como seres humanos, sin importar la clase social, más bien aprender a destacar lo bueno que llevamos dentro y ser mujeres que inspiramos a otras mujeres a ser cada día mejor. Es una mujer que transmite paz, con su tierna voz y su actitud tan positiva frente la vida.

Desde niña se dedicó a explorar el mundo de la cultura, a través de los libros, su pasión por la lectura es notoria cuando se refiere a los grandes escritores, quienes la inspiraron también para su crecimiento profesional e intelectual.

Adquirir conocimiento en su formación académica, le permitió fundar una radio donde el arte contribuyera a enriquecer la cultura y el desarrollo de los pueblos.

En la actualidad, es directora en Radio UPA, Radio Clásica, y Radio El Mundo. “Crecí dentro de esto, tengo recuerdos cuando mi papá estaba en televisión y yo lo acompañaba, pero detrás de las cámaras, pintando con yeso pollitos en el set”.

Su padre Don Raúl Trabanino, fue pionero de la radio y televisión en El Salvador. “Desde pequeña tuve la dicha de tener padres sensibles a la música”.

Recuerda que, a la edad de cuatro años, su padre le dio la mejor sorpresa de su vida, un piano con una chonga rosada. “Me tomó de las manos y me dijo siempre que quieras estar cerca de mí, te sientas en el piano y aquí voy a estar junto a ti”.

A los meses, con voz melancólica cuenta que falleció su padre, el piano fue su espacio mágico donde podía conectarse y recordar las palabras de su progenitor.

Elizabeth es amante del arte, vive con la música, el piano, el saxofón, la flauta y el canto. “Yo iba al conservatorio, conté con grandes maestros, además de recibir clases de ballet con maestras como Alcira Alonso bajo el sistema de enseñanza del ballet clásico de la Royal Academy fue muy determinante en mi formación, disciplina y el sentido de excelencia”.

“Al tocar el piano, saxofón, flauta, siento que estoy en un mundo especial, mágico, que no es menos real, lo que tratamos de decir a las personas, es que uno puede decir que la realidad es la belleza en ese mundo interno que nosotros tenemos porque si no soñamos no existimos, no podemos sobrevivir sin soñar”.

Y aunque Elizabeth Trabanino disfrutaba de la música, el piano y el arte siempre evidenció las luchas diarias de su madre que debía salir adelante con sus dos hijos en un medio difícil.

“Mi madre queda viuda con dos niños pequeños, recuerdo a mi mamá luchando porque le prestaran el estudio de grabación de la YSU solo en las noches, cuando terminaban la labor del día. Recuerdo que íbamos con nuestras colchitas y peluches y ahí nos dormíamos en el suelo, andar con ella me hizo ir absorbiendo todo ese tema de la comunicación”.

A la edad de 16 años, con melancolía recuerda que fallece su hermano de cáncer, una realidad muy difícil, pues a pesar de los tratamientos, no logra salir de la enfermedad.

“Nos regalaron dotaciones de discos y así comenzamos”

“Empecé con música que yo ya tenía de toda mi vida, la gente empieza a donar discos, fue maravilloso que personas como María Rodríguez de Boet de Kismet nos dotará discos, yo escuchaba los discos y así es como empiezan las programaciones de radio Clásica bajo el acompañamiento de Agustín Mangoré”.

Nació Radio Clásica, cuando aún estudiaba en el colegio, algo que ahora recuerda con alegría, testifica fue una osadía de su madre y de ella misma, aunque tenía la convicción que sabía mucho de música clásica.

Dentro de sus actividades, estuvo a cargo de la programación, visitar agencias de publicidad, entre sus experiencias recuerda como un hombre de una agencia le expresó que, por su cara bonita, ella estaría llena de anuncios, pero que eso no le iba a servir porque a nadie le interesa, “nunca vas a ser competitiva”.

Luego de muchos años de lucha y esa mística de trabajo que es parte de su vida, le ha permitido ver un despertar en la música, descubrir cómo se ha dado un movimiento mundial y que ha podido evidenciar en la radio de los niños.

“En la radio de los niños hemos podido trabajar en eso que es parte de los derechos de los niños y niñas y jóvenes, primero es que tienen que participar en lo que tiene que ver con su identidad, participar del arte y cultura”.

En la actualidad, en el país se logra vislumbrar un renacer maravilloso por el arte, fundaciones, instancias privadas y Gobierno trabajando por los niños, jóvenes a través del sistema de coros, donde observa una concertación de todos y eso es importante.

“Saben que crearles ese jardín maravilloso que es el arte es el primer antídoto contra la violencia y que en esta sociedad aprendamos a dialogar y no confrontar, es un diálogo del alma, más sincero”, reconoce la directora.

Trabanino hace hincapié que trabajan bajo la excelencia, porque el público demanda cada vez más, son muy exigentes y esa excelencia es lo que merecen sus radioescuchas.

Un salto de calidad hacia el extranjero

Envuelta en su pasión por la música y la radio decide dar un salto de calidad y viaja para estudiar en el extranjero, especializándose en radio y televisión en servicio público, sin imaginar que eso le serviría para su empresa de toda la vida.

En Estados Unidos, tuvo la oportunidad de trabajar con una filial de la Public Broadcasting, donde realizaban programas de servicio público y que también era parte de su especialidad como comunicadora.

“Me tocaba programar la radio, atender noticieros, fue un formato increíble, entonces yo pensé que maravilloso sería que tuviéramos el formato con esta orientación al servicio público, por lo que podemos decir que la radio clásica tiene bastante de ese formato”.

Trabajar en radios europeas como Deutsche Welle, Radio Nederland y Francia Internacional le permitió atesorar sus conocimientos y reafirmar su labor al frente de la radio, desde donde ha enriquecido no solo a la emisora, sino al país y el mundo, ya que se encuentran en Streaming, donde proyectan a El Salvador a nivel internacional.

Después de 53 años al frente junto a su madre en Radio El Mundo, 41 en Radio Clásica y 21 años en Radio UPA, tiene claro que nada ha sido fácil para ambas porque les ha tocado romper paradigmas, atreverse a ser diferentes. “Ha sido maravilloso porque nadie daba un cinco por esos tres formatos”.

Destaca que el éxito ha llegado poner en práctica sus valores, principios, ideales sin lastimar a nadie, sin herir a nadie, este es nuestro aporte y legado que queremos dejar a nuestro país, porque al final es lo que cuenta”.

¡Radio UPA, una inspiración divina!

Radio Upa nace cuando se encontraba el conflicto armado y deciden crear espacios para los niños, ellos necesitaban bosques y jardines mágicos donde pudieran ser niños, aunque sea con la imaginación.

Con el acompañamiento y visión de su madre que, aparte de ser una madre, siempre ambas han formado un sólido equipo de trabajo, deciden crear la radio que aún no tenía nombre. “Fue una inspiración divina como dice mi madre, Dios está detrás de todo y Él es quien siembra las semillas”.

Evoca que estaban reunidas, buscando tres letras, y después de la lluvia de ideas, su hijo pequeño que quería atención le comienza a jalar el pantalón y le dice ¡UPA MAMI!, momento en que todos se quedan callados y dicen así se llamará… para que fuera el levantar de los niños, darle la atención y donde les toco hacer de todo.

Desde el principio, cuentan con el apoyo de instancias, como UNICEF, pues nacen con la convención internacional de los derechos de los niñas y niños, ellos apoyan con lineamientos que permiten vislumbrar las necesidades.

Los niños que nacieron con radio UPA ya crecieron y son papás y se encuentran dirigiendo también la radio, por eso ahora la radio se llama la radio que Crece contigo.

Trabanino testifica que estas emisoras son seres que tienen que cuidarse, atender y amarlos, pues solo son vehículos. Aprendí que Radio Clásica es como una antena parabólica que está reflejando lo maravilloso que hay en la sociedad.

Entre sus bellos recuerdos aún tiene fresco los días en que, en pleno conflicto armado, se vestían como en la época del renacimiento con esos grandes vestidos y cantaban en la universidad y espacios conflictivos, como una forma de decir que eso pronto iba a pasar, era coyuntural.

Elizabeth ha logrado cantar tanto en las calles como en la Orquesta Sinfónica, y ahora participa con la Camerata de Mujeres Amanecer, maestras de la sinfónica, que para ella son mujeres héroes.

Su música favorita exterioriza es la renacentista, barroca, porque desde pequeña su compositor fue Johann Sebastián Bach por su mística.

Fue madre muy joven

El amor toco la puerta de Elizabth Trabanino muy joven, procreó 3 hijos, frutos del amor sin embargo casarse muy joven la lleva a que la relación no pudiese salir adelante.

Luego de varios años, Dios la premió con un hombre maravilloso y el amor volvió a tocar las puertas de su corazón, está casada con el arqueólogo Paul Amaroli, quien le ha introducido en ese mundo maravilloso que se ha podido reflejar en Radio Clásica.

“Por eso ahora hablamos sobre nuestra identidad e historia, ya no solo se dedica en radio a los temas de las bellas artes, música, ya estamos haciendo alianzas para trabajar con los niños y niñas”.

Y aunque el tiempo ha pasado no deja de reconocer sentirse orgullosa de sus hijos, por eso siempre agradece a Dios por lo que ellos son y quienes también en algún momento, sienten pasión por la música.

“Mi hija aprendió violín fue parte de la Sinfónica Juvenil, mi otro hijo aprendió a tocar piano, al otro le gustó el deporte. Ambos son apasionados en lo que hacen, tengo hasta nietos que ya los aceptaron en el conservatorio, mi hija ya entró al conservatorio en Francia, mi hijo también hace ciclismo de montaña”.

Elizabeth Trabanino tiene como expectativa dejar de legado el amor, agradar a las personas, mejorar su vida, tanto interna como externa, “si uno esta con paz y alegría… eso se puede reflejar».

“Soy una mujer apasionada de la vida, romántica que ha podido sacar adelante a sus hijos y los he dejado volar, ese es uno de los grandes retos amar, pero también soltar. Al aprender hacer eso uno se siente bien”.

¡Desde su corazón, al pin pon!

En directo desde la cabina

Comida: salvadoreña

Bebida: chilate

Saxofón: ilusiones de juventud, esa voz que viene de adentro, ritmo

Piano: es mi solaz, y punto de conexión.

Dios: es todo.

El Salvador: es mi tierra, mi hogar,

Doña Betty: mi madre, maravillosa, inspiradora.

La música: universal, es el lenguaje de las almas.

El amor: es lo que nos envuelve, pero también es amar.

Mar o montaña: las dos se complementan

Signo Virgo: tierra.Frase: amar la música es amar el universo, todo el universo es unido, todo el universo es armonía.

ÚLTIMOS ARTICULOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Más Leídas

COMENTARIOS RECIENTES